SONIC IDEAS | EXTRAS | CMMAS | CONTACTO | LOGIN
Vol1 No.2 INICIO
HOME
Vol1 No.2
ISSN 2317-9694

Video/Presentation
Convocatorias/Calls
Materiales EXTRA Materials
Login

Cupón
codigo:

Pintura Sonora
Por/By: Francisco Morales

Estaba sentado en el pasto, absorto en esa orquesta de insectos y perros y un camión a lo lejos, quejándose, o más bien insultando a los demás. A esa hora de la noche ya no se escuchaban muchos motores en las afueras de esa pequeña ciudad. Cada estrella era una pequeña bocinita de la cual escurrían hilos de música, miles de ellos. Y cerré los ojos, y los miles de hilos se esfumaron y las estrellas también, entonces se quedaron sólo las pequeñas voces. Podía estar seguro que eran voces, podía distinguir frases, tonos, pequeñas variaciones, como si fueran miles de personitas, diciendo, llorando, riendo, a lo lejos unos, a unos metros otros... y de entre el millar distinguí a uno que sobresalía lentamente por su fineza, por el brillo de su canto, que escalaba en el aire, colándose entre los demás. Yo no quise, a pesar de la curiosidad abrir los ojos, aunque comencé a sentirme inquieto cuando en todo mi hemisferio derecho sólo escuchaba ese pequeño grillito, que ahora parecía más grande, o más cerca, la cuestión es que su canto se deslizaba por mis orejas hasta llegar a mi oído con suavidad pero certeza. No tardó mucho en ocupar todo mi campo sonoro, el canto estaba en toda mi cabeza, como si yo mismo pudiera estar dentro del sonido, viajando con él, agarrado de su forma mientras ondula en el aire. De pronto (y digo de pronto pero todo fue muy gradualmente, pero es un instante en el que te das cuenta de el cambio), el sonido se cristalizó, sí, se hizo de cristal. Ya no podía decir que era un grillo, es más, ni siquiera podía decir qué era, pero sabía que estaba llenando mis oídos y que estaba hecho de cristal, un canto traslúcido, inmenso: tenía la forma del cielo.

Así continué no sé por cuánto tiempo, sin atreverme a pensar siquiera en abrir los ojos, hasta que esa ola de sonido fue mostrándome sus bordes, y pude distinguir un silbido muy fino y muy agudo, como una aguja, a la orilla de la gran masa y en seguida otro y otro, y no tardé en darme cuenta que la gran masa estaba formada por millones de sonidos, estas agujas cada una con una variación minúscula respecto a la otra, y yo distinguía una y otra, las contemplaba, jugaba con ellas, las agrupaba, escogía tres o cuatro agujitas y las aislaba de las demás, y así distinguía su pequeño tono que me hacía cosquillas en una parte microscópica de mi oído, luego las soltaba y tomaba otras, y las aislaba y sonaban juntas en perfecta armonía, entonces decidí aumentar la dificultad de mi juego, y aislar más y más micronotas, aun podía distinguir en el fondo la inmensa ola de sonido, pero en el frente, en el primer plano las tenía a ellas. Cuidadosamente escogía de entre las miles a una agujita sonora más, y la unía a mi pequeño grupo, el cual cada vez comenzaba a tomar una forma, como esculpir en el aire, estaba haciendo una escultura sonora. Eran cientos y cientos de armónicos que ya había aislado y acomodado de modo que se empezaba a distinguir algo. Se parecía a aquel grillo que al principio cantaba mas bonito que los otros, entonces me dije ¨démosle la forma de ese grillo¨ y con sumo detalle completé la forma de su canto en el aire, desde la afinación hasta los pequeños granitos que le dan color, ¡Lo había logrado! ¡Construí mi propio canto de grillo! No me bastó, pues en el momento empecé a seleccionar más microsonidos para esculpir algo más, me tomó tiempo pero con el mismo proceso de escoger-aislar pude reconstruir varios grillos más, perros y hasta camiones.

Llevaba horas en el pasto sin abrir los ojos, pero entonces me pregunte ¨¿Que pasará si abro los ojos ahora?¨, ¨¿Volverá a ser el mundo de antes?¨ Me invadió un miedo fatal, miedo a la locura, vértigo, ¿Qué estaba haciendo? ¿Como llegué hasta ahi? No pude pensar, estaba confundido, sólo sentía que si abría los ojos nada sería igual. Así entonces quise reconstruir el paisaje. Pensé que si no reconstruía todos los sonidos que existían a mi alrededor, al abrir los ojos el mundo sería otro. de la gran masa que llenaba el cielo, ya había ocupado bastante reconstruyendo grillos, perros, camiones, hojas moviéndose, agua cayendo, etc, pero aun quedaba bastante que no sabía donde acomodar, entonces pensé en todos los sonidos que no distinguimos en primer plano pero que muy en el fondo se encuentran, como el ruido de una ciudad mezclado con el ruido de todos los aviones que vuelan en ese momento en el cielo, mezclado con el ruido de otra ciudad y de las olas del mar de todas las playas, que llegan hasta mí como el fondo de un paisaje en una masa lejana y sombría. No podía, a pesar de todos mis esfuerzos poder darle forma lógica a esos armónicos restantes, así que decidí inventar. Como cuando un pintor hace un retrato y con todo el detalle dibuja el rostro y sus contornos, pero con desinteresados pincelazos ¨llena¨ el fondo, me dispuse a ¨llenar¨ ese fondo acomodando sonidos por pinceladas burdas, hasta que no quedó nada suelto, y a mi alrededor sonaba el paisaje nocturno con el que había comenzado. Abrí los ojos...

No entiendo que pasó, pero ahora el mar tiene el color del ¨ruido blanco¨ de la televisión.

Hay 1 comentarios


Suscriptor/suscriber
2009-01-09 12:51:17
mi comentario



Agregar un comentario
Comentario/Comment: